Saltar al contenido principal

Cuando abre la boca se le ve el corazón.

(Lucas 6:43-45).Si antes del siglo XIX, cuando aún no se había desarrollado la microbiología, le hubieras dicho a una persona que analizando una muestra de orina o de heces fecales se pudiera saber qué pudo haber ocasionado una enfermedad en alguien, seguramente habría pensado que estabas loco, o que eras un sucio o que practicabas una nueva forma de hechicería.

El efecto espejo en mis relaciones interpersonales.

(Mateo 7:12).¡Qué mal que se ven nuestros propios defectos en otras personas! Sí, en los demás vemos de manera terrible el que se irriten con facilidad, el que lleguen tarde, el que mientan, el que no sean comprensivos, el que hablen mal de otros, el que no paguen a tiempo y el que molesten con asuntos personales en momentos inoportunos.

No ames al mundo, tampoco lo odies, sólo impáctalo.

(Santiago 4:4; 1 Juan 2:17). Durante siglos la mentalidad religiosa ha tergiversado el significado bíblico de la palabra mundo, traducción de tres vocablos griegos, “Kosmos”, “Aion” y “Oikoumene”, los cuales se refieren a un adorno, al universo, al planeta, a la humanidad que lo habita, a una época, o a un reino espiritual. La doctrina del ascetismo, que […]